ALCMEON
Revista Argentina de Clínica Neuropsiquiátrica
ISSN 0327-3954 / ISSN 1514-9862 (Internet) www.alcmeon.com.ar
Volver a Inicio Responsables Índice por volúmenes Contacto
Alcmeon número 52 Año XVI, vol. 13, Nº 4, marzo de 2007

In Memoriam: Dr. Edgardo González

En la triste espera para despedir al amigo un colega nos recordaba el siguiente suceso: "¿Se acuerda cuando, saliendo del Hospital, nos explicó a Parménides y a Heráclito?". Era yo muy joven y el pedido había salido del Dr. Edgardo González, quien de estos temas conocía más y con mejor criterio. El sabio no dudaba en mostrase ignorante ante los demás para señalar lo que él creía ver en mi.

Barrunté una exposición de compromiso, que sin embargo cumplió la finalidad de señalar el camino del estudio común del alma y la naturaleza en nuestra profesión, ya que el interés despertado continuaba después de tantos años y aparecía, tal vez inadecuado o tal vez en el mejor lugar posible, una sala de terapia intensiva, donde nuestro amigo cruzó la línea entre uno y otro filósofo el 11 de Febrero de 2007.

Luego de especializar sus estudios de medicina en Alemania llegó al Hospital Moyano para emprender el entendimiento del sistema nervioso, camino que navegó en profundidad como pocos. Dueño de una bondad infinita amó y fue amado por pacientes y compañeros de trabajo. Emprendió la gigantesca tarea de traducir junto al Dr. Diego Luis Outes, el discurso del rectorado de Flechsig, cuya imagen sostenía tras sí en su consultorio.

Conocedor de todos los secretos de las ciencias, la filosofía y la poesía, extrañaremos su permanente consejo, guía apolínea a nuestras infantiles ocurrencias intelectuales.

Le rendimos nuestro homenaje, con más sentimiento que arte.

 

Yo, que solamente ansío conocer lo conocido,

Te he visto recorrer el sendero único

De lo Invisible. Danzad Ángeles, ha llegado.

Tenemos prestos los carros, tensas las velas,

Que el aedo tañe las cuerdas y prepare la oda.

Ciñan, para elevarse, las Catedrales sus cinturas,

Vanamente, aún más hacia el cielo.

Nosotros, los de múltiples senderos,

Los acechados por la pantera, la loba y el león,

Cómo haremos para cruzar sin tu guía.

Las estrellas ya se ven desde el promontorio,

Nómbrame estas constelaciones nuevas,

Para que cuando yo llegue quizá así pueda,

A la orilla del oscuro río, saludarte desde lejos.

D. Rojas y M. Outes

 

 

Contáctenos.