COLOR2.GIF (68 bytes)

ALCMEON 12

Depresión grave y factores de riesgo en varones de la
ciudad de Buenos Aires (1991)

Edith Serfaty, Jorge Andrade, Hugo D'Aquila,
Alicia E. Masaútis, V. Luis Foglia


Palabras clave
Depresión, adolescencia, suicidio.
Resumen
En 1991 se llevó a cabo un estudio sobre prevalencia de depresión y sus factores de riesgo en varones de 18 años con residencia en la ciudad de Buenos Aires, en oportunidad del Reconocimiento Médico previo al Servicio Militar Obligatorio; se usó un cuestionario anónimo autoadministrado a una muestra probabilística de 553 jóvenes. De ese estudio, en consideración a su importancia, se ha creído oportuno analizar en profundidad la depresión grave y sus posibles asociaciones con ideas de suicidio. Se observó una prevalencia de depresión grave del 4,5% y se encontró una fuerte asociación con características de temperamento en la infancia triste (RR 12,73), aburrido (RR 10,56), retraído (RR 8,28) y nervioso (RR 3,89), como también con el consumo de drogas por hermanos (RR 15,09), antecedentes de depresión en la madre (RR 3,48) y conflictos familiares (RR 3,43). Las posibilidades de tener ideas de suicidio son 33 veces superiores a los no deprimidos. La depresión grave contribuye en un 75% en la producción de ideas de suicidio. Tener en cuenta este problema de la salud de los jóvenes podría incentivar la realización de acciones estratégicas colectivas e individuales a fin de prevenirla.
Summary
A study on prevalence of depression and its risk factors en 18 years old males with residence in the city of Buenos Aires was performed in 1991 during a mass medical examination of aptitude for the Military Service. An anonyme, self administered questionary was given to 553 youngsters in a probability sample. From findings in that study it was deemed necessary a deepen analysis on severe depression and its possible associations with ideas o suicide. Prevalence at severe depression was 4,5% and strong association was found with sadness in childhood (RR 12,73), boredom (RR 10,56), retiring (RR 8,28) and nervousness (RR 3,89), as well as drugs abuse by brothers (RR 3,48) and family conflicts (RR 2,43). Possibility of having ideas of suicide is 33 times more when depression exists. The attributable risk of suicide due to severe depression is 75%. Keeping in mind this health problem in youngsters might help to stablish collective and individual strategic measures toward prevention.
Introducción
La adolescencia y la juventud (10-14 años) es una etapa normal del desarrollo donde ocurren profundos cambios físicos (crecimiento y desarrollo neuroendócrino), psicológicos (estructuración de la identidad) y sociales (progresiva integración al mundo del adulto).(1)
Según la Organización Mundial de la Salud, se estima que el 25% de la población total del mundo en desarrollo son adolescentes y jóvenes; en nuestro país, según el último censo, alcanzan a 7.500.000 jóvenes.
Dentro de la problemática que puede afectar a este grupo de edad, son prevalentes los trastornos en el área psicoemocional y social.
Un delicado y difícil equilibrio es requerido entre los distintos aspectos de la maduración del individuo. Esto no siempre es posible, ya que la maduración neuroendócrina es la que en general avanza en forma coordinada, y no siempre ocurre con el desarrollo emocional y social, más supeditado a influencias internas y externas.
Varias realidades nos acompañan en los últimos años con respecto a la depresión en este grupo de edad. Por un lado son pocos los que consultan por esta problemática y por otro la tasa de suicidios sigue incrementándose. Los suicidios son un índice indirecto de la alta frecuencia de depresión grave.(2)
La depresión grave se caracteriza por una alteración primitiva emocional donde aparecen síntomas de fatiga, abatimiento, impotencia, tristeza y angustia.
Consecuentemente aparece una inhibición psicomotriz con ideación pobre, pensamiento, lenguaje y movimientos lentos, conduciendo a alteraciones en el rendimiento escolar y laboral.(3, 4) Se asocian algunas manifestaciones somáticas: adelgazamiento, constipación, hipotensión, alteraciones en el sueño y cefaleas. Este conjunto de síntomas puede ir unido a ideas de culpabilidad o suicidio.(5)
Debido a las interferencias en la maduración normal, que pueden ocasionar tanto un episodio depresivo en esta edad como una pérdida irreparable (suicidio), es que últimamente diversas disciplinas de la medicina se han abocado a su estudio.
La genética ha aportado conocimientos al descubrir alteraciones en el cromosoma X 11.(4)
Los estudios sobre familias han detectado predisposición en los hijos de padres depresivos, así como una mayor vulnerabilidad en aquellos con familias con alto índice de violencia.(2, 4)
Algunos estudios en adultos describen en forma retrospectiva que ya había depresión grave en la juventud. Ayuso observó que el 19% de las psicosis ciclotímicas tienen sus primeras manifestaciones antes de los 20 años.(4, 6)
Otros investigaron su prevalencia en adolescentes y jóvenes (Kandel y Davis, Kaplan, Daykin, Bomba y Esmile),(3, 4, 7, 8) y encontraron frecuencias que oscilaban entre el 1 y el 6%.
Lo expresado motivó la investigación de la frecuencia de los estados depresivos y los factores de riesgo asociados en los varones de 18 años con residencia en la ciudad de Buenos Aires.(9)
Del análisis de ese estudio los autores han estimado de importancia presentar, en esta oportunidad, los siguientes aspectos:
1) Frecuencia de depresión grave;
2) Su asociación con factores de riesgo personales, familiares y del entorno del joven.
3) Su asociación con conductas autodestructivas: suicidio y consumo de sustancias tóxicas.
Material y métodos
Población estudiada
El estudio básico(9) se efectuó sobre una muestra aleatoria, representativa de la población general de varones de 18 años con residencia en la ciudad de Buenos Aires.
Sobre el total de 5.000 jóvenes convocados para el Reconocimiento Médico General de la clase 1973 para el Servicio Militar, se diseñó una submuestra aleatoria que permitiera desarrollar una encuesta epidemiológica autoadministrada. Se utilizó el método de selección sistemática con arranque al azar y luego un intervalo constante.
Desarrollo operativo
Dos encuestadores y un supervisor profesional, durante el primer día del examen médico, tuvieron a su cargo la supervisión del llenado de la encuesta por parte del joven, de acuerdo al diseño muestral establecido.
Cada joven recibió instrucciones precisas sobre el llenado del cuestionario, garantizándose su anonimato y su utilización exclusiva con fines epidemiológicos.
Ficha epidemiológica
La recolección de la información se llevó a cabo mediante una encuesta anónima autoadministrada. Dicho método crea condiciones de mayor espontaneidad en las respuestas de los jóvenes.
Se formularon 59 preguntas, casi todas cerradas; de ellas, 20 incluyeron los síntomas: tristeza, pesimismo, disminución en el rendimiento, aburrimiento, culpabilidad, descontento, disminución de la autoestima, fatiga, ideas de suicidio, llanto frecuente, indecisión, alteraciones en el sueño, irritabilidad, alteraciones en el apetito y sueño, aislamiento y desinterés sexual.
Las 39 preguntas restantes comprendieron aquellas situaciones que podrían asociarse a la producción de la depresión:
- Personales: hábitos actuales referidos a los últimos 30 días: consumo de tabaco, alcohol y drogas, su frecuencia y edad de comienzo.
- Familiares: antecedentes de depresión, agresividad y alcoholismo en los familiares del joven y el APGAR (índice de nivel de funcionalidad familiar de Silkstein).
- Del entorno: existencia de conflictos familiares, escolares, laborales, sentimentales y con amigos.
Se preguntó asimismo sobre la existencia de ideas de suicidio.
Criterios empleados
Se tomaron los criterios de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE), 10ª ed.(10) para depresión grave. Las respuestas de las 20 preguntas sobre depresión del cuestionario autoadministrado tenían una puntuación de 0 a 2 cada una, y una (rendimiento escolar) de 0 a 1, con un total posible de 69. Para clasificar como depresión grave fue requerida una puntuación de 15 o más.
Es así que el deprimido grave presenta en este estudio los siguientes síntomas en forma conjunta: tristeza, sensación de incapacidad, disminución de la autoestima, dificultad para tomar decisiones, ideas pesimistas sobre su futuro, aislamiento, disminución en el rendimiento e ideas de suicidio.
Análisis estadísticos
Se confeccionó una base de datos utilizando el Data Entry del paquete estadístico SPSSPC+ V3 (Statistical Package for Social Sciences) fijándose rangos de valores admisibles para todas las variables.
Para estudiar el efecto de éstas sobre depresión grave, se calcularon los correspondientes riesgos relativos e intervalos de confianza.
Se utilizaron para el análisis estadístico el SPSS y EPIINFO (diseñado para estudios epidemiológicos, adaptado y recomendado por la OMS).
Resultados
En la Tabla 1 se detallan las frecuencias totales. La prevalencia encontrada de depresión grave fue de 4,50%, siendo comparativamente menor a la detectada de depresión moderada (26,64%).
En la Tabla 2, entre los factores de riesgo detectados se destacan por su fuerte asociación las características de temperamento triste en la infancia (hasta los 12 años) (RR 12,73), aburrido (RR 10,56), retraído (RR 8,28) y nervioso (RR 3,89). Por el contrario, aquellos con características alegres en la niñez mostraron menor probabilidad de tener depresión grave en la juventud (RR 0,20).
El consumo de drogas por algún hermano es un factor de riesgo (RR 15,09) destacado, habiéndose encontrado también asociación significativa entre la depresión grave y el antecedente de depresión en la madre (RR 3,48) y la existencia de conflictos familiares (RR 3,43).
En la Tabla 3 se señala que los jóvenes con depresión grave tienen 33 veces más probabilidades de ideas de suicidio, que los no deprimidos (RR 33,60).
En la Tabla 4 se presenta la influencia atribuible a la depresión grave en la producción de ideas de suicidio en general: ésta contribuye en un 75% más, comparada con la moderada.
No se encontró asociación significativa entre la depresión grave y el nivel de funcionalidad familiar (APGAR), ni con los conflictos sentimentales, escolares o laborales. Tampoco surgió ninguna asociación entre depresión grave y el consumo de sustancias tóxicas.
Discusión
La depresión grave se presentó con una prevalencia del 4,5%, menor que el 6,9% hallado por Deykin(6) en igual grupo de edad; Garrison 9,04% en varones adolescentes y 8,6% para varones(5) y la encontrada por Larsson(8) del 9% para depresión moderada a severos.
De la comparación de resultados de las respuestas clasificadas para depresión grave en este estudio, surge que coincidieron con los criterios de depresión mayor del Diagnostic Statistical Manual for Mental Disorders (DSM III R)(11) con la excepción de tiempo de duración, y de depresión severa de la Clasificación Internacional de Enfermedades, 10ª revisión.(10)
Determinadas características de lo que se podría llamar temperamentos con tendencia depresiva (triste, aburrido, retraído y nervioso) se asociaron significativamente con la depresión grave. Estas características coinciden con estudio de Kretschmer de temperamento depresivo.(12) En cambio aquellos con características alegres en la infancia tienen menos probabilidades de tener este tipo de depresión.
Los factores de riesgo detectados a nivel familiar fueron el antecedente de madre depresiva y la existencia de conflictos familiares, coincidiendo con otros autores,(2, 6) así como el consumo de drogas por un hermano.
El antecedente de madre depresiva puede actuar como un factor genético o un condicionamiento de la depresión grave.
En cuanto a la fuerte asociación de la depresión grave con las ideas de suicidio encontradas en este estudio, coincide con numerosos investigadores.(11)
La prevalencia de depresión grave encontrada en este estudio, proyectada a la población general de varones de 18 años de la ciudad de Buenos Aires, que de acuerdo con el último censo fue de 21.491, hacen que aproximadamente 967 tengan esta problemática (IC 95% - 1.345)
Esto considerando sólo los varones de 18 años, cifra que se amplía si se abarca adolescencia y juventud y el sexo femenino.
Esta frecuencia de depresión grave en los jóvenes varones, así como su fuerte asociación con las ideas de suicidio, señalan la necesidad de una estrategia colectiva de prevención, a fin de sensibilizar a los niveles de conducción sanitaria y a los profesionales de la salud, de la existencia de esta problemática y la necesidad de una estrategia colectiva para la prevención, la disminución de la morbilidad y tasas de mortalidad, teniendo en cuenta que el suicidio es la tercera causa de muerte en nuestro país de este grupo de edad (5,4% del total de defunciones).(13)
A nivel de una estrategia individual o de alto riesgo surge la necesidad de propender a un diagnóstico y tratamiento precoces. Dada su frecuencia, es un diagnóstico a tener en cuenta en todos los adolescentes que consultan, cualquiera sea el motivo.

Agradecimientos
Los autores señalan con especial interés la colaboración recibida del doctor Héctor J. Boffi-Boggero, de los señores Marta N. Latini, Marcelo Amoreo, Santiago Bértoli, María del Pilar Flores, que han permitido llevar a cabo este trabajo.

Bibliografía
Pulse F5 para regresar
1. E. Serfaty, Adolescencia, Tesis de doctorado, Fac. de Medicina UBA, 1981.
2. A.S. Henderson, A. Krupinskijand Stollen, “Psychopathologie de l'adolescent”, en: Confrontationes psychiatriques, 7, 1971, págs. 837-868.
3. G. Huber, G. Gross, “Diagnostic aspects of depression”, en: Medicine, 82, 3, 1991, págs. 173-180.
4. Marcelli, Adolescence et depression, París, Masson, 1991.
5. C. Garrison, J. Kirby et al., “Demographic predictors of suicide”, en: Am. J. Epidemiol., 133, 10, 1992, págs. 484-497.
6. J.L. Ayuso Gutiérrez, Las depresiones, Madrid, Interamericana, 1981.
7. S.L. Kaplan, C.K. Hong, C. Weinhold, “Epidemiology of depressive sintomatology in adolescents”, en: J. Am. Acad. Child. Psych., 23, 1984, págs. 91-98.
8. B. Larsson, L. Melin et al., “Short term stability of depressive symptoms and suicide attemps in swedish adolescents”, en: Acta Psychiatrica Scandinavica, 5, 1991, págs. 385-390.
9. E.M. Serfaty, J.H. Andrade, H. D'Aquila, A.E. Masaútis, V.L. Foglia, “Estudio epidemiológico de la depresión y factores de riesgo en varones de 18 años con residencia en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, 1991" (en prensa).
10. Organización Mundial de la Salud, Clasificación Internacional de Enfermedades, 10ª revisión, 1992.
11. Diagnostic Statistical Manual for Mental Disorders (DSM III R).
12. E. Kretschmer, Physique and Character, Nueva York, Brace, 1958.
13. Plan Nacional de Salud Integral del Adolescente, Ministerio de Salud y Acción Social, 1993.
Palabras clave
Depresión, adolescencia, suicidio.
Resumen
En 1991 se llevó a cabo un estudio sobre prevalencia de depresión y sus factores de riesgo en varones de 18 años con residencia en la ciudad de Buenos Aires, en oportunidad del Reconocimiento Médico previo al Servicio Militar Obligatorio; se usó un cuestionario anónimo autoadministrado a una muestra probabilística de 553 jóvenes. De ese estudio, en consideración a su importancia, se ha creído oportuno analizar en profundidad la depresión grave y sus posibles asociaciones con ideas de suicidio. Se observó una prevalencia de depresión grave del 4,5% y se encontró una fuerte asociación con características de temperamento en la infancia triste (RR 12,73), aburrido (RR 10,56), retraído (RR 8,28) y nervioso (RR 3,89), como también con el consumo de drogas por hermanos (RR 15,09), antecedentes de depresión en la madre (RR 3,48) y conflictos familiares (RR 3,43). Las posibilidades de tener ideas de suicidio son 33 veces superiores a los no deprimidos. La depresión grave contribuye en un 75% en la producción de ideas de suicidio. Tener en cuenta este problema de la salud de los jóvenes podría incentivar la realización de acciones estratégicas colectivas e individuales a fin de prevenirla.
Summary
A study on prevalence of depression and its risk factors en 18 years old males with residence in the city of Buenos Aires was performed in 1991 during a mass medical examination of aptitude for the Military Service. An anonyme, self administered questionary was given to 553 youngsters in a probability sample. From findings in that study it was deemed necessary a deepen analysis on severe depression and its possible associations with ideas o suicide. Prevalence at severe depression was 4,5% and strong association was found with sadness in childhood (RR 12,73), boredom (RR 10,56), retiring (RR 8,28) and nervousness (RR 3,89), as well as drugs abuse by brothers (RR 3,48) and family conflicts (RR 2,43). Possibility of having ideas of suicide is 33 times more when depression exists. The attributable risk of suicide due to severe depression is 75%. Keeping in mind this health problem in youngsters might help to stablish collective and individual strategic measures toward prevention.
Introducción
La adolescencia y la juventud (10-14 años) es una etapa normal del desarrollo donde ocurren profundos cambios físicos (crecimiento y desarrollo neuroendócrino), psicológicos (estructuración de la identidad) y sociales (progresiva integración al mundo del adulto).(1)
Según la Organización Mundial de la Salud, se estima que el 25% de la población total del mundo en desarrollo son adolescentes y jóvenes; en nuestro país, según el último censo, alcanzan a 7.500.000 jóvenes.
Dentro de la problemática que puede afectar a este grupo de edad, son prevalentes los trastornos en el área psicoemocional y social.
Un delicado y difícil equilibrio es requerido entre los distintos aspectos de la maduración del individuo. Esto no siempre es posible, ya que la maduración neuroendócrina es la que en general avanza en forma coordinada, y no siempre ocurre con el desarrollo emocional y social, más supeditado a influencias internas y externas.
Varias realidades nos acompañan en los últimos años con respecto a la depresión en este grupo de edad. Por un lado son pocos los que consultan por esta problemática y por otro la tasa de suicidios sigue incrementándose. Los suicidios son un índice indirecto de la alta frecuencia de depresión grave.(2)
La depresión grave se caracteriza por una alteración primitiva emocional donde aparecen síntomas de fatiga, abatimiento, impotencia, tristeza y angustia.
Consecuentemente aparece una inhibición psicomotriz con ideación pobre, pensamiento, lenguaje y movimientos lentos, conduciendo a alteraciones en el rendimiento escolar y laboral.(3, 4) Se asocian algunas manifestaciones somáticas: adelgazamiento, constipación, hipotensión, alteraciones en el sueño y cefaleas. Este conjunto de síntomas puede ir unido a ideas de culpabilidad o suicidio.(5)
Debido a las interferencias en la maduración normal, que pueden ocasionar tanto un episodio depresivo en esta edad como una pérdida irreparable (suicidio), es que últimamente diversas disciplinas de la medicina se han abocado a su estudio.
La genética ha aportado conocimientos al descubrir alteraciones en el cromosoma X 11.(4)
Los estudios sobre familias han detectado predisposición en los hijos de padres depresivos, así como una mayor vulnerabilidad en aquellos con familias con alto índice de violencia.(2, 4)
Algunos estudios en adultos describen en forma retrospectiva que ya había depresión grave en la juventud. Ayuso observó que el 19% de las psicosis ciclotímicas tienen sus primeras manifestaciones antes de los 20 años.(4, 6)
Otros investigaron su prevalencia en adolescentes y jóvenes (Kandel y Davis, Kaplan, Daykin, Bomba y Esmile),(3, 4, 7, 8) y encontraron frecuencias que oscilaban entre el 1 y el 6%.
Lo expresado motivó la investigación de la frecuencia de los estados depresivos y los factores de riesgo asociados en los varones de 18 años con residencia en la ciudad de Buenos Aires.(9)
Del análisis de ese estudio los autores han estimado de importancia presentar, en esta oportunidad, los siguientes aspectos:
1) Frecuencia de depresión grave;
2) Su asociación con factores de riesgo personales, familiares y del entorno del joven.
3) Su asociación con conductas autodestructivas: suicidio y consumo de sustancias tóxicas.
Material y métodos
Población estudiada
El estudio básico(9) se efectuó sobre una muestra aleatoria, representativa de la población general de varones de 18 años con residencia en la ciudad de Buenos Aires.
Sobre el total de 5.000 jóvenes convocados para el Reconocimiento Médico General de la clase 1973 para el Servicio Militar, se diseñó una submuestra aleatoria que permitiera desarrollar una encuesta epidemiológica autoadministrada. Se utilizó el método de selección sistemática con arranque al azar y luego un intervalo constante.
Desarrollo operativo
Dos encuestadores y un supervisor profesional, durante el primer día del examen médico, tuvieron a su cargo la supervisión del llenado de la encuesta por parte del joven, de acuerdo al diseño muestral establecido.
Cada joven recibió instrucciones precisas sobre el llenado del cuestionario, garantizándose su anonimato y su utilización exclusiva con fines epidemiológicos.
Ficha epidemiológica
La recolección de la información se llevó a cabo mediante una encuesta anónima autoadministrada. Dicho método crea condiciones de mayor espontaneidad en las respuestas de los jóvenes.
Se formularon 59 preguntas, casi todas cerradas; de ellas, 20 incluyeron los síntomas: tristeza, pesimismo, disminución en el rendimiento, aburrimiento, culpabilidad, descontento, disminución de la autoestima, fatiga, ideas de suicidio, llanto frecuente, indecisión, alteraciones en el sueño, irritabilidad, alteraciones en el apetito y sueño, aislamiento y desinterés sexual.
Las 39 preguntas restantes comprendieron aquellas situaciones que podrían asociarse a la producción de la depresión:
- Personales: hábitos actuales referidos a los últimos 30 días: consumo de tabaco, alcohol y drogas, su frecuencia y edad de comienzo.
- Familiares: antecedentes de depresión, agresividad y alcoholismo en los familiares del joven y el APGAR (índice de nivel de funcionalidad familiar de Silkstein).
- Del entorno: existencia de conflictos familiares, escolares, laborales, sentimentales y con amigos.
Se preguntó asimismo sobre la existencia de ideas de suicidio.
Criterios empleados
Se tomaron los criterios de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE), 10ª ed.(10) para depresión grave. Las respuestas de las 20 preguntas sobre depresión del cuestionario autoadministrado tenían una puntuación de 0 a 2 cada una, y una (rendimiento escolar) de 0 a 1, con un total posible de 69. Para clasificar como depresión grave fue requerida una puntuación de 15 o más.
Es así que el deprimido grave presenta en este estudio los siguientes síntomas en forma conjunta: tristeza, sensación de incapacidad, disminución de la autoestima, dificultad para tomar decisiones, ideas pesimistas sobre su futuro, aislamiento, disminución en el rendimiento e ideas de suicidio.
Análisis estadísticos
Se confeccionó una base de datos utilizando el Data Entry del paquete estadístico SPSSPC+ V3 (Statistical Package for Social Sciences) fijándose rangos de valores admisibles para todas las variables.
Para estudiar el efecto de éstas sobre depresión grave, se calcularon los correspondientes riesgos relativos e intervalos de confianza.
Se utilizaron para el análisis estadístico el SPSS y EPIINFO (diseñado para estudios epidemiológicos, adaptado y recomendado por la OMS).
Resultados
En la Tabla 1 se detallan las frecuencias totales. La prevalencia encontrada de depresión grave fue de 4,50%, siendo comparativamente menor a la detectada de depresión moderada (26,64%).
En la Tabla 2, entre los factores de riesgo detectados se destacan por su fuerte asociación las características de temperamento triste en la infancia (hasta los 12 años) (RR 12,73), aburrido (RR 10,56), retraído (RR 8,28) y nervioso (RR 3,89). Por el contrario, aquellos con características alegres en la niñez mostraron menor probabilidad de tener depresión grave en la juventud (RR 0,20).
El consumo de drogas por algún hermano es un factor de riesgo (RR 15,09) destacado, habiéndose encontrado también asociación significativa entre la depresión grave y el antecedente de depresión en la madre (RR 3,48) y la existencia de conflictos familiares (RR 3,43).
En la Tabla 3 se señala que los jóvenes con depresión grave tienen 33 veces más probabilidades de ideas de suicidio, que los no deprimidos (RR 33,60).
En la Tabla 4 se presenta la influencia atribuible a la depresión grave en la producción de ideas de suicidio en general: ésta contribuye en un 75% más, comparada con la moderada.
No se encontró asociación significativa entre la depresión grave y el nivel de funcionalidad familiar (APGAR), ni con los conflictos sentimentales, escolares o laborales. Tampoco surgió ninguna asociación entre depresión grave y el consumo de sustancias tóxicas.
Discusión
La depresión grave se presentó con una prevalencia del 4,5%, menor que el 6,9% hallado por Deykin(6) en igual grupo de edad; Garrison 9,04% en varones adolescentes y 8,6% para varones(5) y la encontrada por Larsson(8) del 9% para depresión moderada a severos.
De la comparación de resultados de las respuestas clasificadas para depresión grave en este estudio, surge que coincidieron con los criterios de depresión mayor del Diagnostic Statistical Manual for Mental Disorders (DSM III R)(11) con la excepción de tiempo de duración, y de depresión severa de la Clasificación Internacional de Enfermedades, 10ª revisión.(10)
Determinadas características de lo que se podría llamar temperamentos con tendencia depresiva (triste, aburrido, retraído y nervioso) se asociaron significativamente con la depresión grave. Estas características coinciden con estudio de Kretschmer de temperamento depresivo.(12) En cambio aquellos con características alegres en la infancia tienen menos probabilidades de tener este tipo de depresión.
Los factores de riesgo detectados a nivel familiar fueron el antecedente de madre depresiva y la existencia de conflictos familiares, coincidiendo con otros autores,(2, 6) así como el consumo de drogas por un hermano.
El antecedente de madre depresiva puede actuar como un factor genético o un condicionamiento de la depresión grave.
En cuanto a la fuerte asociación de la depresión grave con las ideas de suicidio encontradas en este estudio, coincide con numerosos investigadores.(11)
La prevalencia de depresión grave encontrada en este estudio, proyectada a la población general de varones de 18 años de la ciudad de Buenos Aires, que de acuerdo con el último censo fue de 21.491, hacen que aproximadamente 967 tengan esta problemática (IC 95% - 1.345)
Esto considerando sólo los varones de 18 años, cifra que se amplía si se abarca adolescencia y juventud y el sexo femenino.
Esta frecuencia de depresión grave en los jóvenes varones, así como su fuerte asociación con las ideas de suicidio, señalan la necesidad de una estrategia colectiva de prevención, a fin de sensibilizar a los niveles de conducción sanitaria y a los profesionales de la salud, de la existencia de esta problemática y la necesidad de una estrategia colectiva para la prevención, la disminución de la morbilidad y tasas de mortalidad, teniendo en cuenta que el suicidio es la tercera causa de muerte en nuestro país de este grupo de edad (5,4% del total de defunciones).(13)
A nivel de una estrategia individual o de alto riesgo surge la necesidad de propender a un diagnóstico y tratamiento precoces. Dada su frecuencia, es un diagnóstico a tener en cuenta en todos los adolescentes que consultan, cualquiera sea el motivo.

Agradecimientos
Los autores señalan con especial interés la colaboración recibida del doctor Héctor J. Boffi-Boggero, de los señores Marta N. Latini, Marcelo Amoreo, Santiago Bértoli, María del Pilar Flores, que han permitido llevar a cabo este trabajo.

Bibliografía
Pulse F5 para regresar
1. E. Serfaty, Adolescencia, Tesis de doctorado, Fac. de Medicina UBA, 1981.
2. A.S. Henderson, A. Krupinskijand Stollen, “Psychopathologie de l'adolescent”, en: Confrontationes psychiatriques, 7, 1971, págs. 837-868.
3. G. Huber, G. Gross, “Diagnostic aspects of depression”, en: Medicine, 82, 3, 1991, págs. 173-180.
4. Marcelli, Adolescence et depression, París, Masson, 1991.
5. C. Garrison, J. Kirby et al., “Demographic predictors of suicide”, en: Am. J. Epidemiol., 133, 10, 1992, págs. 484-497.
6. J.L. Ayuso Gutiérrez, Las depresiones, Madrid, Interamericana, 1981.
7. S.L. Kaplan, C.K. Hong, C. Weinhold, “Epidemiology of depressive sintomatology in adolescents”, en: J. Am. Acad. Child. Psych., 23, 1984, págs. 91-98.
8. B. Larsson, L. Melin et al., “Short term stability of depressive symptoms and suicide attemps in swedish adolescents”, en: Acta Psychiatrica Scandinavica, 5, 1991, págs. 385-390.
9. E.M. Serfaty, J.H. Andrade, H. D'Aquila, A.E. Masaútis, V.L. Foglia, “Estudio epidemiológico de la depresión y factores de riesgo en varones de 18 años con residencia en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, 1991" (en prensa).
10. Organización Mundial de la Salud, Clasificación Internacional de Enfermedades, 10ª revisión, 1992.
11. Diagnostic Statistical Manual for Mental Disorders (DSM III R).
12. E. Kretschmer, Physique and Character, Nueva York, Brace, 1958.
13. Plan Nacional de Salud Integral del Adolescente, Ministerio de Salud y Acción Social, 1993.

Contáctenos.